¿Sabes lo que es el jabón de Castilla?

Seguro que conoces el jabón de Marsella o has escuchado hablar del jabón de Alepo pero… ¿Qué sabes sobre el jabón de Castilla?

pastillas de jabon de castilla

Según las evidencias históricas de las que disponemos en la actualidad, el jabón fue introducido en Europa desde Castilla gracias a la sabiduría adquirida por los caballeros cruzados en Tierra Santa allá por el siglo XI.

Una vez conocida la técnica de fabricación, el aceite de oliva, abundante en la península, se usó como materia prima para elaborar el jabón, dando como resultado un producto de alta calidad por su capacidad de limpieza y sus propiedades benéficas para la piel.

En los antiguos territorios de la Corona de Castilla era producido a gran escala y exportado a Europa y América sobre todo en la Edad Moderna.

Aunque la Corona de Castilla no era el único fabricante de este limpiador de gran pureza y calidad, sí era su productor por antonomasia

Denominado por los boticarios de la época sapo hispaniensis (jabón hispánico) o sapo castillensis (jabón castellano), este jabón pronto ganó adeptos entre las familias reales de toda Europa debido a sus excelentes cualidades.

A diferencia del jabón de Marsella, que utiliza aceites vegetales de diversa procedencia, el jabón de Castilla se elabora exclusivamente con aceite de oliva puro como elemento graso.

jabon de castilla
jabones de castilla

Tradicionalmente se ha utilizado este jabón para la limpieza de todo el hogar como producto multiusos y como jabón para el cuerpo y la cara. Cuando llegó la revolución química empezaron a proliferar los productos de limpieza específicos como limpiadores para cristales, vajillas, suelos, moquetas, ropa, y un montón de productos detergentes basados en derivados del petróleo que son perjudiciales para nuestra salud y que muchos estudios apuntan como causantes de la aparición masiva de alergias y cánceres que estamos sufriendo en la actualidad.

Si quieres conocer más a fondo la diferencia entre jabón y detergente, pincha aquí.

Si quieres conocer en profundidad los peligros para la salud que tiene limpiar tu casa con productos industriales de supermercado, pincha aquí.

El jabón de Castilla es, además, un producto muy versátil que puede dar respuesta a multitud de necesidades, cuyo uso puede ayudarnos a ahorrar en la compra de productos de limpieza y el consumo de agua. En lo que sigue te explicamos algunos de los usos de este maravilloso jabón:

1. Jabón para la ropa

Indicado para lavar a mano o a máquina ropa blanca y de color de cualquier material, desde algodón a lana, pasando por seda y sintéticos. Después de cada lavado la ropa queda limpia y suave gracias a los dos componentes fundamentales del jabón de Castilla generados en el proceso de saponificación: Las sales de jabón que disuelven la suciedad, y la glicerina que aporta una especial suavidad a los tejidos.

La ropa queda con un sutil aroma natural después del lavado. La ausencia de los fuertes perfumes sintéticos es algo que empieza a percibirse en la atmósfera de la casa al poco tiempo de dejar los detergentes y suavizantes convencionales.

La piel es un órgano encargado de la protección de nuestro cuerpo, tenerla en buen estado requiere un cuidado adecuado de las prendas que van a estar en contacto con ella cada día. Gracias a su formulación con ingredientes naturales, nuestros jabones garantizan el máximo respeto a las pieles a través del cuidado diario de la ropa.

Encontrarás nuestros jabones de Castilla para lavar la ropa en tres formatos:
Pastilla para lavar a mano.
Granulado para añadir directamente en el tambor de la lavadora.
Pasta de jabón, adecuada tanto para el lavado a mano como a máquina.

jabon para colada

2. Jabón corporal

Ideal para la cara, las manos y todo el cuerpo, el jabón de Castilla es hidratante, cuida las pieles más sensibles, incluso las de los bebés.

Además, puede ayudar a tratar y regenerar las pieles dañadas por acné, psoriasis o eccemas, mejorar la dermatitis atópica y controlar el exceso de descamación dérmica.

Puede usarse como desmaquillante y es ideal para masajes relajantes con aromaterapia durante el baño. Su uso continuado mitiga las manchas de la piel producidas por la edad o el sol.

Pastilla de jabon

3. Champú

jabon de castilla para el pelo

Al igual que con la piel, el jabón de Castilla cuida el cuero cabelludo y regula la formación de grasa.

Sin sulfatos ni parabenos, este jabón natural lava tu pelo sin dañar tu organismo.

Controla la formación de caspa y es apto para todo tipo de cabellos.

4. Limpiador facial y exfoliante

El jabón de Castilla es un excelente limpiador para el cutis, además de un exfoliante natural respetuoso con la piel del rostro.

Es emoliente, calma la piel con irritación y está indicado para controlar el exceso de grasa en la epidermis.

jabon para cara

5. Jabón para el hogar

El Jabón de Castilla, en cualquiera de sus formatos, pasta o granulado, sirve de base para la limpieza de todo el hogar. Puedes olvidarte de cualquier limpiador industrial específico que hayas usado hasta ahora, ya que combinando nuestro jabón con productos naturales como el vinagre, el bicarbonato sódico o el limón podrás obtener en casa, de forma fácil y económica, desde limpiacristales hasta limpiahornos, pasando por descalcificadores y desinfectantes.

Aquí te dejamos tres ventajas maravillosas de la filosofía de la limpieza natural del hogar, un movimiento al que cada vez se están sumando más personas:

1 - Un paso más hacia un hogar sin tóxicos.

2 - Ahorro económico apreciable ya que evitarás un montón de productos específicos.

3 - Una reducción considerable de envases.

jabon para platos

6. Jabón para mascotas

jabon para mascotas

No le darías algo a tu mascota que no querrías para ti mismo, ¿verdad?.

De la misma forma que es saludable para los humanos, el jabón de Castilla es respetuoso con la piel y el pelaje de tu mascota, proporcionando limpieza sin tóxicos que respeta el estado de salud natural de tu mejor amigo.

7. Espumante para afeitado

¿Has revisado alguna vez los ingredientes de las espumas de afeitado convencionales?

Haciendo espuma para el afeitado con jabón de Castilla para la cara, las axilas o las piernas, no solo conseguirás un rasurado perfecto, sino que además hidratarás y protegerás tu piel sin envenenarte ni contaminar el medio ambiente.

jabon para afeitado

8. Insecticida natural para plantas

jabon para plantas

El jabón de Castilla es muy eficaz para prevenir y eliminar las plagas de las plantas. Dado que no contiene sustancias peligrosas para la salud humana ni contamina los suelos, ni las aguas, ni el aire, su uso está permitido en la agricultura ecológica.

Se usa, en horticultura y en el cultivo de plantas ornamentales, para el control de mosca blanca, pulgón, cochinillas y un gran número de ácaros como la araña roja. También puede usarse para limpiar las hojas de las plantas cuando están pegajosas por la producción de melaza y azúcares de insectos parásitos chupadores como el pulgón o la mosca blanca.

9. Jabón para objetos delicados

Los dermatólogos recomiendan el uso de jabones naturales, sin aditivos, a las personas con problemas cutáneos, pieles sensibles y por supuesto para la delicada piel de los bebés. El jabón de Castilla clásico, cuyos únicos ingredientes son sales de jabón procedentes de los ácidos grasos del aceite de oliva y glicerina producida de forma espontánea en el proceso de fabricación del jabón, es ideal para lavar las prendas delicadas y los objetos que van a estar en contacto con la piel, especialmente las delicadas, sensibles o con problemas..

La sinergia que tiene el jabón de Castilla con la piel no va en detrimento de su gran poder de limpieza y desinfección. Por eso recomendamos su uso para la limpieza de mascarillas reutilizables. Las moléculas de jabón disuelven la suciedad y también la capa externa de virus y bacterias destruyéndolos completamente (como se explica en este artículo). El resultado es una mascarilla limpia y desinfectada lista para el próximo uso, suave y sin residuos que irriten la piel.

10. Enjuague para frutas y verduras

jabon de castilla para frutas

Las frutas y las verduras contienen gran cantidad de nutrientes en la piel por lo que es muy recomendable comerlas sin pelar.

Para lavarlas se sumergen durante unos minutos en un bol con dos litros de agua, en la que se ha disuelto previamente una cucharada de postre de pasta de jabón de Castilla y una de bicarbonato sódico. Después de los dos minutos de remojo se frota suavemente, con un cepillo de cerdas vegetales, las frutas y raíces que lo requieran, por último aclarar y secar. Si las frutas y verduras han sido cultivadas con pesticidas es mejor pelarlas, ya que algunos productos muy tóxicos como los fungicidas penetran a través de la piel y es imposible eliminarlos con el lavado.

11. Jabón para los platos

Otro de los usos del jabón de Castilla es el lavado de platos, vasos y utensilios de cocina. Funciona especialmente bien para las manchas de humo y hollín de la barbacoa.

Este jabón no es tan agresivo en la limpieza como los lavavajillas convencionales, pero asegura una vajilla libre de tóxicos.

jabon para platos
jabon de castilla

Además de todo esto, nos gustaría recordarte que usar jabón de Castilla es totalmente sostenible.

Gracias a su formulación con ingredientes naturales, el jabón de Castilla se biodegrada con facilidad y su proceso de elaboración no genera residuos. Cuando se desagua y acaba en nuestros rios y mares resulta totalmente inocuo para sus ecosistemas.

Usado para la limpieza del hogar resulta muy económico porque sustituye a multitud de productos de limpieza con todos sus envases y etiquetas. También permite ahorrar agua ya que su espuma se elimina con facilidad.

¿Quieres saber qué hace a
nuestros jabones tan especiales?